Search

Nudos que desnudan mi voz

“Todavía le tiembla el cuerpo cuando ella quiere subirle el volumen a su voz. Sí. Aparece sin avisar. Un nudo en la garganta. Una presión en el pecho. Como un pellizco. Le tiemblan las manos. Y las piernas. Nota su respiración entrecortada. Una sensación de calor y frío a la vez. Bf! Es incómodo. Ella me explica que se asusta muchísimo cada vez que aparece la ansiedad. Aunque ya no está tan presente, sigue ahí. Y aparece cuando menos se lo espera. Ese nudo en la garganta. Le molesta. Aunque poquito a poco vamos conociéndole. Lo observamos. Tiramos del hilo. Lo desnudamos.

Trabajamos juntas para entender de qué está hecho ese nudo. Cuántos cabos tiene. Dónde nacen. Hacia dónde siguen. Y cómo se desenvuelven. Poco a poco, desenmarañamos con mimo, cada cabo.Cada vez que aparece ese nudo, indagamos sobre las situaciones concretas y las emociones que se remueven en ellas. Lo cierto es que nos da muchas pistas. Para seguir comprendiendo y atendiendo su ansiedad. Para seguir comprendiendo y atendiendo lo que necesita.De pronto, nos damos cuenta de que, tras el nudo… se escucha flojito… un hilito de voz… susurra. Sabemos que está ahí.

¿Qué nos está intentando decir? ¿Seguimos el recorrido?

Le invito a cerrar los ojos. Le invito a imaginar su propia voz.

¿Cómo suena? ¿Cuál es su tono? ¿De qué color la imaginas?

Ay… Es de color lila. Como si fuera un hilito. Pequeñita. Frágil. Discreta.

Intento ver si dibuja una palabra concreta. Pero es tan chiquitita que no puedo saber qué me dice. Se entremezcla con otras voces. Muy fuertes. Las imagino como hilos negros. Y blancos. Tejiendo un nudo.Le invito a mirar un poquito más de cerca. Observa el nudo. Solo un poquito más. El hilito lila se desvanece. Se esconde entre hilos negros. Silencios. Hilos blancos. Voces ajenas. Le invito a esperar un poquito. Quizá su voz se ha asustado y se ha escondido. De pronto vuelve a aparecer. De color lila. Está tejiendo unas palabras.

¡NO!
¡BASTA! ⁣
¡HASTA AQUÍ!
¡NO QUIERO!

Mientras seguimos el recorrido... Nos damos cuenta de que desenmarañamos un cabo. Un cabo que nos está ayudando a conectar con la necesidad de seguir tejiendo sus propios límites.

Tejiendo.

Sin enredos.

Tejiendo.

Sin enmarañarse con hilos que no le pertenecen.

Tejiendo.

Las fronteras de su propio lugar en el mundo.”

Teníem moltes ganes de compartir aquest microrelat on la Sílvia ens convida a reflexionar sobre els nusos emocionals. A teràpia, treballem amb aquests nusos, tirem del fil i desxifrem què ens volen comunicar. En aquest procés, anem descobrint quines són les nostres necessitats emocionals i què ens diu la nostra pròpia veu.

Alguna vegada has experimentat un nus emocional? En quina part del cos l'has identificat? A l'estómac, el coll…? De quin color t'imagines la teva pròpia veu?