Search

Fibromialgia. Dolor. Fatiga Crónica

Hace 12 años que la padezco, pero nunca dejé de buscar el porqué de mi enfermedad. Mi mundo se vio abocado hacia el dolor, la degeneración y el desgaste físico, llevando a que mis emociones sufran cambios a menudo. Tener dolor es sufrimiento constante, físico y emocional.

Estas enfermedades, tanto la Fibromialgia como el Dolor y Fatiga Crónica, forman parte del Síndrome de Sensibilización Central. Esto quiere decir que el sistema nervioso le envía al cuerpo, mensajes erróneos de lo que percibe.

Para entendernos, hablando en un lenguaje fácil y menos técnico, una caricia puede ser dolor, unas cosquillas pueden ser dolor y hasta un sonido fuerte puede serlo, también.


Os cuento un poco los síntomas, ya que puede ser diferente en cada mujer u hombre (es más frecuente en mujeres). No somos un cuadro de dolor exacto.

Ni a tod@s nos sucede exactamente lo mismo, ni en la misma intensidad, ni el dolor viene en un momento determinado. Cada caso es un mundo similar a otro,

pero con una manera de procesar el dolor y la lucha, totalmente diferentes.


El dolor de fibromialgia, para que os hagáis una idea, es una mezcla entre las agujetas, el dolor febril o como cuando estás resfriado que comienzas a tener mal cuerpo. Es todo eso, junto, pero más fuerte. Es un dolor que se pasea por el cuerpo. Otras veces, se queda fijo y según el momento, cambia de lugar y puede durar horas, días o meses, según el “brote”. Otras veces se mezcla con otros síntomas, según cada persona o si hay otras enfermedades asociadas como la edad, el momento o el tiempo que hace que la sufres. Esto último tiene mucho que ver.


Hay tantos síntomas asociados que no acabaría nunca, pero como digo, hay muchos casos y ninguno idéntico a otro. Entre esos síntomas, los más frecuentes y en los que coincidimos más, serian: los problemas digestivos, las alergias, las migrañas, la fatiga tanto física como mental i el insomnio. También hay mucha sensibilidad: a los sonidos, a la luz, al frío, al calor o a los cambios atmosféricos.

Me dejo muchos síntomas, pero esta información no es para los que ya la sufrimos, sino para los que desconocen lo que es esta enfermedad. Como podéis comprobar, es una mezcla de muchos síntomas que, por desgracia, cuesta de diagnosticar al no poderlos ver de manera global en todo momento.


Much@s de nosotr@s llevamos un camino largo en la búsqueda de como mejorar nuestro estado físico y emocional. De buscar el porqué de nuestro estado.

No hay analíticas precisas, ni una máquina que mida el rango del dolor y ni un tratamiento que quite por completo la enfermedad.


Falta investigación. Faltan más formas de atender y tratar a los enfermos. Falta dar más opciones a la mejora, no todo son fármacos, no todo es siempre lo mismo para tod@s. Falta empatía por parte de los especialistas, familiares y gente de nuestro alrededor. ¿Por qué? !PORQUE FALTA INVESTIGAR MÁS¡

Cuanto más se sabe de algo mejor se puede tratar. Es así de simple. Cuanto más se sabe te lleva a comprender mejor a la persona, como ayudarlo y acompañarlo.


Llevo un largo camino con estas enfermedades y os puedo asegurar, que la comprensión y aceptación de mi estado, me llevo a estar mucho mejor.

Sé como cuidarme en cada momento. ¡Mejor que vosotr@s mismos, ninguna medicina! Escuchad a vuestro cuerpo y os invito a un auto cuidado constante con amor y mucha paciencia. Aprendereis a amaros en el estado en el que os encontreis. Perdonareis vuestro estado y los sentimientos hacia la enfermedad, ya que si hay calma, hay menos dolor. Si quieres saber más sobre la enfermedad estaré encantada de explicaros. Estoy segura de que vosotros, con vuestra experiencia ante la enfermedad, sabeis muchas otras cosas que yo no sé y que nos podemos ayudar a buscar la mejoría y la comprensión.


Gracias a la enfermedad supe superarme ante la adversidad. Y vosotros, ¿qué estais haciendo ahora? ¿Quieres ver vuestra enfermedad de otra manera?

Como siempre con ganas de poderte ayudar.